Los productos necesarios para la higiene del bebé son los de limpieza, hidratación y protección de la piel.
La utilización de productos ecológicos minimiza los riesgos de alergias; La fina piel de un bebé es cinco veces más fina que la de un adulto por lo que está menos preparada para hacer frente a las agresiones externas.
La utilización de productos ecológicos minimiza los riesgos de alergias y pueden llegar a reforzar el sistema inmunológico a través de la piel. El bebé tiene un sistema inmune inmaduro y una piel mucho menos preparada que las adultos para hacer frente a las agresiones externas. El uso de ingredientes suaves e inocuos se convierte en una necesidad básica.